DE NARVÁEZ DESESPERADO POR ESCAPAR DE MASSA

"Yo me las voy a tomar por acá Sergio", parece decirle Francisco
“Yo me las voy a tomar por acá Sergio”, parece decirle Francisco

El precandidato a gobernador busca una salida decorosa del massismo en el que se metió solito. Quiso negociar con Macri, pero en el PRO no lo quieren ni ver después del desplante de 2009. La excusa de la “gran interna opositora”.

Francisco De Narvaéz esta entrando en estado de desesperación. El Frente Renovador se derrumba como un castillo de naipes, los dirigentes que lo integraron están en franca retirada, y su errático líder Sergio Massa, cada vez mide menos en las encuestas. Tales situaciones están impactando directamente en el empresario colombiano. Hasta hace un mes, las mediciones lo daban ganador en Provincia de Buenos Aires, pero ahora el “salvavidas de plomo de Tigre” lo empezó a hundir y ya se percibe un empate técnico con María Eugenia Vidal en el distrito con mayor cantidad de electores del país.

“El colorado” entiende bien de curvas descendentes sin retorno. En 2013 se embarco en la aventura de enfrentar a Massa y su declive no tuvo solución. Así las cosas, envió a sus negociadores a tratar de acordar con el PRO una fórmula conjunta con Vidal o al menos, competir en la primaria del partido de Mauricio Macri contra la actual vicejefa porteña. Pero los recuerdos que dejó la alianza que conformaron en 2009 son imborrables para Macri. De Narváez le ganó al kirchnerismo en la Provincia, creyó que esa victoria lo arrojaba al Sillón de Rivadavia en 2 años, rompió todos los acuerdos y se suicidó políticamente.

Hace unos días. recurrió a los armadores en la Provincia de Emilio Monzo, el Ministro de Gobierno porteño que colabora con Vidal en el esquema provincial del PRO, pese a que el oriundo de Carlos Tejedor había formado parte del espacio del colombiano y su ruptura no dejó conforme a ninguna de las partes. De Narváez se trago su orgullo y pidió que se la abra la puerta. Por ahora no ocurrió y dificil que pase.

Pero el massismo no es un lugar donde nadie quiera quedarse, la idea del “colorado” como de los pocos que van quedando, es integrarse a otro esquema con pretensiones reales, más precisamente el PRO y el grupo de partidos coaligados: la UCR y la Coalición Cívica. El problema es que De Narváez ya estuvo aliado con el radicalismo en 2011 y la experiencia fue traumática y por cierto un gran fracaso. Si Macri no lo quiere “adentro”, los radicales tampoco.

Más allá de la estrategia del partido amarillo de mantener lo más posible la “pureza” de sus candidatos, y abrir las puertas solo a dirigentes de los partidos aliados, existe en el PRO el concepto de que la gran mescolanza propuesta por De Narváez podría ser mal percibida por el electorado, y además, cuantos mas son los aliados, mayor la posibilidad de ruido interno. E innecesario además, cuando Macri y los suyos, como Vidal, no paran de crecer solos, sin ayudas no deseadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s