MASSA DE LEJOS

Otros tiempos, a pura sonrisa, en buena compañía
Otros tiempos, a pura sonrisa, en buena compañía

La nueva novela de la noche pero sin Leonor Benedetto, la protagonizó Sergio Massa. Dijo mantener su candidatura, como había prometido a los empresarios del Círculo Rojo, para ganar 10 días de presiones a Macri, se victimizó, y demostró que al menos su esposa no lo abandonó.

*Por Horacio Minotti. Director periodístico
*Por Horacio Minotti. Director periodístico

El todavía candidato presidencial Sergio Massa se presentó ayer en conferencia de prensa, siguiendo el plan orquestado por el entramado empresario-periodístico que lo conduce, ratificando que seguirá adelante con su postulación presidencial, al menos 10 días más, hasta el 20 de junio en que deben inscribirse en la Justicia las listas de precandidatos a los distintos cargos electivos. Después del mamarracho perpetrado ayer por su apoderados, intentando inscribir una alianza que llevaba el nombre “Argentina”, prohibido por la ley (ver: http://www.gazetaba.com/2015/06/11/una-verguenza/ ), sería bueno recordarles que la presentación de candidaturas el próximo día 20, no tiene vuelta atrás, ni modificaciones posibles que no sean vetos de la Justicia Electoral.

El de Tigre se presentó totalmente solo, sin dirigentes que lo rodearan, habló de traiciones y desamores, de continuar con lo que empezó y de ser nada menos que el próximo Presidente de los argentinos, y terminó su alocución con el abrazo tierno de su esposa Malena Galmarini. Sin embargo, mas tarde, en el programa televisivo “A Dos Voces”, recalcó que Malena no será candidata como se especulaba ante la fuga de dirigentes. Había quienes pensaban que tal vez Massa necesitaría de su esposa para completar alguna lista. Pero si así fuese, ayer Malena también se bajó.

Mientras tanto, a lo largo del día, y a la espera de la conferencia de prensa del diputado y precandidato, se conoció que el economista Miguel Peirano, jefe de sus equipos técnicos en esa materia, decidió abandonar también el Frente Renovador, tal como lo había hecho un día antes el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, uno de los fundadores del espacio. Sin poner “pies en polvorosa” todavía, el también economista Roberto Lavagna, rechazó la oferta de Massa de ser su candidato a vicepresidente, cosa que el de Tigre pensaba anunciar justamente en la conferencia de ayer.

En esta novela de amores frustrados, desencuentros y especialmente protagonistas que abandonan el culebrón, Massa aceptó haber cometido errores (tal vez un poco tarde) y se quejó de haber estado rodeado de “amigos del campeón”, que estuvieron en las buenas y se fueron en las malas. Vale aclarar que se consideró “el campeón” a él mismo, una demostración de que si bien reconoció errores, no lo hizo con su principal “pifia”: la soberbia.

Entre tanto, su entorno filtra constantemente que el 20 de junio Massa no presentará una candidatura presidencial, y si se postula para algún cargo, será el de gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Insisten en un acuerdo con el PRO, de Mauricio Macri, al que presionarán de todos los modos posibles para que decline su postura de mantener cerrado su frente electoral al protagonista de “Massa de lejos”.

De hecho ayer, el programa televisivo “Intratables” que conduce Santiago Del Moro, y se ha transformado en un programa político con bastante audiencia, en virtud de una especie de “tinellización” del proceso electoral, constituyó una maraña de apretadas y operaciones para que Macri integre al entristecido y abandonado Massa.

Emulando a Tanguito, cuando escribió “La Balsa” en el baño del bar “La Perla del Once”: “estoy muy solo y triste acá, en este mundo de mierda” (Litto Nebbia decidió cambiar esto último por “abandonado”), relató amargado como todos sus laderos, “en las malas” no estuvieron. Lo importante de la frase es el reconocimiento inconsciente de Massa, de que está “en las malas”.

Para concluir, todas las fuentes de su entorno sostiene que el de Tigre no será candidato a presidente y que su descenso de tal postulación solo es cuestión días. Después de su “manotazo de ahogado” de ayer, que intentó ser su cuarto o quinto relanzamiento, los que lo conocen están todavía más convencidos de que no sigue. En la línea de Tanguito: “con mi balsa yo me iré a naufragar”. No se conoce, en la historia política de la humanidad, un solo en que un candidato haya revertido un pronunciada curva descendente en las preferencias del electorado, desde el papel del “pobre muchacho, triste y maltratado”. Nadie quiere que alguien así lo gobierne. Entre los errores que reconoció, Massa debió incluir esta última estrategia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s