EL CREPÚSCULO DEL GRAN ESPÍA

Milani, con gesto de espía
Milani, con gesto de espía

*Por Jorge Enriquez. El Jefe del Ejército, General César Milani, solicitó el pasado martes su pase a retiro. Pero el control de las operaciones de inteligencia paralela por parte de la Fuerzas Armadas, ¿se detuvo o continúa?.

*Por Jorge Enriquez. Columnista invitado
*Por Jorge Enriquez. Columnista invitado

La noticia tomó por sorpresa a la comunidad política. El uniformado había acumulado un gran poder en los últimos años. El gobierno lo había promovido pese a las diversas denuncias en su contra vinculadas a episodios de la lucha antisubversiva.

Milani es un oficial de inteligencia, el primero en llegar a la jefatura del Ejército proveniente de esa arma. El alto presupuesto destinado a inteligencia militar, en un país cuyas Fuerzas Armadas tienen cada vez menor peso y que carece de hipótesis de conflicto, siempre se pensó como destinado a inteligencia interna.

El militar retirado no solamente ha sido denunciado por delitos de lesa humanidad, sino también por enriquecimiento ilícito. El notable aumento de su patrimonio y el suntuario nivel de vida que lleva no se compadecen con los únicos ingresos que ha poseído, que son los de sus sueldos como militar.

Hay que destacar que con pruebas mucho menos contundentes que las que se han presentado contra Milani – que en algunos casos no llegan siquiera a la categoría de indicios graves, precisos y concordantes – muchos uniformados se hallan procesados y detenidos.

El privilegio de Milani solo podía entenderse como el pago de favores políticos. Milani llegó a sostener que el Ejército debía estar “alineado” con el gobierno nacional, dándole un tinte partidista a su gestión que resultaba inadmisible.

No han trascendido aún las razones de la renuncia de este alto oficial. El la fundó en motivos estrictamente personales, sin agregar nada más. Pero es evidente que la dimisión le fue solicitada por la presidente. Acaso los magros resultados electorales del oficialismo en Santa Fe, Río Negro y Mendoza hayan precipitado la decisión de arrojar parte del lastre. Milani significaba un alto costo político para el gobierno.

Milani se irá. ¿Se irá con él el “milanismo” o nos seguirán espiando impunemente? Esto también se dirimirá en octubre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s