SCIOLI FESTEJÓ, PORQUE NO ENTENDIÓ

¿Lo pensaste bien Daniel?
¿Lo pensaste bien Daniel?

El candidato presidencial del kirchnerismo se mostró muy alegre en los distintos medios, por el escaso margen que obtuvo el PRO en la Ciudad. Pero no entendió que el “efecto segunda vuelta” que se vio ayer, puede ser su propio destino.

Estaba chocho Daniel Scioli ayer. Los medios televisivos lo llamaban y él contestaba feliz y agradecía “el esfuerzo” de Martín Lousteau. Creyó que el reducido margen que obtuvo el PRO en la Ciudad que gobierna, era para él una victoria, y las lecturas escasas de claridad, lo acompañaron en su alegría, pero en realidad no entendió lo que ocurrió, porque ayer debió poder observar las dificultades que encierra su propio destino.

Veamos, los estrategas del Frente para la Victoria se proponen aprovechar que el Frente CAMBIEMOS va con tres candidatos a las primarias del 9 de agosto, y de este modo sacar una buena diferencia de Scioli sobre Mauricio Macri, mostrarse ganador y tal vez invencible. Buena idea, salvo que, en la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta venció en las PASO a su complicada rival interna Gabriela Michetti, y el PRO en total, sacó una diferencia sustancial (y en aquel momento podía pensarse, definitiva) sobre sus perseguidores y todavía así, el resultado de ayer fue estrechísimo.

Luego en las generales, Larreta le sacó la friolera de 20 puntos a su perseguidor inmediato, quien a su vez, apenas superó por 3 puntos al tercero. Elección definida. ¿O no Daniel?.

Sin embargo en la segunda vuelta se produjo el fenómeno de todos contra uno, y el margen fue muy reducido. Ese efecto “segunda vuelta” que Scioli festejó tanto ayer, puede ser el síndrome de su derrota, digan lo que digan los medios. Porque el candidato kirchnerista puede sacar una diferencia a su favor en las PASO, y también en las elecciones generales, pero: a)nada indica que puede superar el 40% de los votos; b)no hay medición que lo coloque más de 10 puntos por encima de Macri; y por ende ¿que pasará en la segunda vuelta?.

El “efecto segunda vuelta” es claramente el de “todos contra alguien” y en el caso de la elección presidencial, será el de todos los que quieren cambiar, contra todos los que quieren conservar, a los primeros los representará Macri y a los segundos Scioli. Es cierto, puede ganar cualquiera, pero ayer quedó claro que el ex motonauta tiene mucho por padecer. Nada para festejar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s