VIOLENCIA Y ANOMIA

La sufrimos a diario
La sufrimos a diario

* Por Jorge Enriquez. No hay día en que los medios de comunicación no nos informen de algún hecho de violencia. No se trata solamente de violencia de género, sino de violencia familiar en su sentido más amplio y de violencia social. Maestros golpeados por padres o por alumnos, hijos golpeados o asesinados por padres, homicidios entre vecinos por los motivos más fútiles. 

*Por Jorge Enriquez. Columnista invitado
*Por Jorge Enriquez. Columnista invitado

Es triste reconocerlo, pero nuestra sociedad se ha tornado cada vez más violenta. A los hechos que caracterizamos generalmente como “inseguridad” (robos, por ejemplo), y que en menor grado siempre existieron, debemos agregarles un recrudecimiento de la violencia en las relaciones cotidianas. A veces solo es de palabra, pero las palabras desaforadas y agraviantes suelen ser la antesala de la violencia física.

¿Cómo y por qué llegamos a esta situación? Las respuestas a estas preguntas nunca son simples, pero no podemos prescindir de dos factores fundamentales: la decadencia económica y social de la Argentina de las últimas décadas y su decadencia institucional.  Y si hiláramos más fino, probablemente concluiríamos que la primera causa, la más notoria, deriva de la segunda, que parece más abstracta y alejada de las preocupaciones concretas y cotidianas de la mayoría de la población. En otros términos, hemos perdido la ley, la referencia insoslayable para todos, el rumbo, el norte, el marco aceptado socialmente para el desarrollo de todas nuestras conductas.

Fuera de la ley, nos espera la barbarie y la lucha de todos contra todos, ese estado de naturaleza que horrorizaba a los pensadores contractualistas como Thomas Hobbes o John Locke. La anomia no es la falta de ley, sino la indiferencia por el orden legal. Leyes nos sobran. Un camino siempre transitado es intentar solucionar cada problema con la sanción de una nueva ley. Así se van sucediendo las capas de leyes sin que se ataque el mal de fondo, que es percibir a la ley como una mera recomendación.

Sin ley no hay verdadero Estado y sin Estado cada cual intenta arreglar sus problemas como le parece mejor, a veces usando atajos, a veces recurriendo lisa y llanamente a las vías de hecho. Para reconstruir el tejido social es imprescindible dejar atrás la anomia y restituir a la ley en su sitial. Empresa ciclópea en la Argentina de hoy, pero que debe empezar apenas llegue un nuevo gobierno, con el activo apoyo de todas las fuerzas políticas y sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s