MACRI NO CAMBIÓ

Macri con sus atecesores, inaugurando un trabajo de todos que culminó y mejoró
Macri con sus atecesores, inaugurando un trabajo de todos que culminó y mejoró

“El problema de este país, es que cada uno que viene destruye lo que hizo el anterior”, es un frase que hemos escuchado miles de veces. El candidato del PRO se asienta en otra lógica: sostener lo hecho y mejorarlo. El domingo no hubo cambio de discurso, se trazó una línea de trabajo que pide la sociedad.

*Por Horacio Minotti. Director periodístico
*Por Horacio Minotti. Director periodístico

La frase, acuñada tal vez por “el saber popular”, tiene respaldo en la experiencia histórica. Cada gobierno nuevo reputó de inoperante al anterior, descartó de plano todas sus medidas y hasta avanzó en sentido contrario. La excusa de “la herencia recibida” funcionó como paraguas a las críticas, el kirchnerismo incluso, resulta capaz de utilizarla hasta hoy, después de 12 años de gobierno.

El candidato presidencial del PRO, Mauricio Macri, enumeró el domingo, en la celebración del triunfo de Horacio Rodríguez Larreta, una serie de propuestas, sobre medidas que fueron tomadas por el gobierno actualmente en funciones, que no van a ser desarticuladas en si mismas, sino transformadas para mejorar su calidad, pero sobre lo ya hecho. Puntualmente, los medios se pararon sobre tres de ellas: la mantención de la llamada Asignación Universal por Hijo, la estatización de Aerolíneas Argentina y la de YPF.

La AUH fue un proyecto de campaña presentado por la diputada Elisa Carrio en la campaña por las elecciones legislativas de medio término en 2009. Casi inmediatamente después de terminado el proceso electoral, el gobierno hizo suya la iniciativa y la sacó mediante decreto de necesidad y urgencia. Hace solamente días, el Congreso reglamento por ley la movilidad de AUH, con el apoyo de todos los sectores políticos, incluido el PRO. Macri jamás se opuso a ella, y su mención en el discurso del domingo tuvo el único fin de dejar claro, que el mensaje de sus rivales sobre que derogaría dicho beneficio, es falso.

Respecto a las empresas ahora estatales, Aerolíneas e YPF, es probable que Macri no las hubiese estatizado del modo que lo hizo el gobierno, pero son medidas tomadas y desarmar hoy todo el camino andado por dichas empresas, sería empezar otra vez de cero, como cada vez que llega un nuevo gobierno. El PRO en la Ciudad de Buenos Aires, ha demostrado que es capaz de administrar con eficiencia empresas estatales, y a eso aspira, a realizar un manejo eficiente de lo que el kirchnerismo usa como caja política.

¿Es un cambio de discurso o una postura nueva de Macri?. Por supuesto que no. En 2011, cuando el todavía Jefe de Gobierno porteño inauguró la estación Parque Patricios de la línea H de subterráneos, lo hizo con la presencia de Fernando De la Rúa y Jorge Telerman, antecesores de el mismo en el cargo. El primero comenzó la obras de dicha línea, y el segundo continuó el trabajo. ¿Macri lo abandonó por ser iniciativa ajena?. No lo continuó y mejoró, y al momento de inaugurarlo reconoció a sus antecesores.

El mismo año, el líder del PRO inauguró la primera etapa del entubamiento del arroyo Maldonado, fuente de constantes inundaciones y pérdidas de los vecinos de la Ciudad. Lo hizo junto a Enrique Olivera, Aníbal Ibarra y el mencionado Telerman.

Antes de eso, en 2008, Macri cortó la cinta para habilitar el funcionamiento del nuevo Puente La Noria. La obra había sido iniciada por el mencionado Telerman, el PRO lejos de abandonarla la terminó, y otra vez la inauguración se hizo con quien la inició, reconociendo su trabajo.

Continuar, mejorar y perfeccionar lo que hicieron quienes gobernaron antes, es una línea de conducta habitual de Macri, es lo que ha hecho en la Ciudad, no debería sorprender a nadie que lo proponga a nivel nacional, para el caso de ser electo presidente.

Por otro lado, el debate entre estatismo o privatismo ideológicos son ajenos el líder del PRO, lo ha dicho infinidad de veces. A diferencia de las posturas irreductibles que han mostrado los distintos peronismos gobernantes los últimos 25 años, e incluso dirigentes que han estado en todos esos peronismos y se han exhibido primero sólidamente privatistas y luego extremadamente estatistas; Macri cree que puede haber empresas estatales bien administradas y también empresas públicas de administración privada bien controladas. No tiene al respecto una postura ideológica sino práctica, y eso mismo tradujo en el discurso del domingo.

Todas las especulaciones solamente alimentan las páginas de los diarios, que si no lo presentasen como sorpresivo, tendrían complicaciones para llevar un título a tapa. Respecto a la respuesta de la propia presidente y de su descansado hijo, uno puede creer que simplemente es su forma de hacer política: sin agravio, sin desafío, sin chicana, no tendrían mucho de que hablar.

En síntesis, Macri no ha develado nada el domingo. Simplemente ha puesto en palabras su mecánica histórica de trabajo: nunca ha destruido lo hecho sino que ha construido más sobre eso. Fue suficiente para acallar las imputaciones intencionadas y producir un debate no buscado. Continuidad o cambio, es también el enfrentamiento de la lógica de la construcción contra la de la destrucción, por eso las reacciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s