MACRI A CORAZÓN ABIERTO

Las cosas que forjaron este Macri
Las cosas que forjaron este Macri

En una carta dirigida a todos los ciudadanos, el candidato presidencial de PRO contó momento clave de su vida, porque quiere conducir la Argentina y cuales son sus objetivos. Habló de su secuestro, de sus logros en Boca, en la Ciudad y de su familia. Imperdible.

Es difícil encontrar historias como estas entre los candidatos presidenciales, de alegrías, sufrimientos, aprendizaje y amor, a las que mixturados con definiciones políticas de alto impacto. Mauricio Macri dirigió una carta a todos los ciudadanos, y plasmó en ella sus vivencias y sus objetivos. Contó como fue su secuestro y lo que aprendió de esa experiencia, como salió fortalecido; su primera experiencia de conducción y trabajo colectivo en el club Boca Juniors; se sincero sobre los sentimientos hacia sus hijos y su familia; y contó porque quiere ser presidente.

Su secuestro. “En 1991 yo era solo un ingeniero, padre de tres hijos, que se ocupaba principalmente de su trabajo, su familia y de sí mismo. Esa es la verdad. No me faltaba nada, era exitoso, era muy joven (¡qué joven es uno a los 32 años y no se da cuenta!), y creía saber más o menos cómo iba a ser mi vida hasta retirarme. Cuando digo que algo cambió ese día, pienso que fue el final de una especie de certeza ingenua que tenía sobre el futuro, una seguridad injustificada sobre cómo iba a ser mi vida”.

“Desde que fui liberado empecé a vivir de una manera muy distinta. Me sentía como aquellos que se sobreponen a una enfermedad terminal o se salvan en un accidente. Todo me parecía nuevo y frágil. No entendía quién era ni de qué se trataba todo. Encontré en la incertidumbre un poder que me impulsaba hacia adelante. Con el tiempo llegué a estar convencido de que la libertad que recuperé después de mi secuestro fue mucho mayor que la que tenía antes. Sin saber cómo, en ese extraño intercambio recibí más de lo que me sacaron por haber sido secuestrado. Quedé más libre que nunca para hacer cualquier cosa, hasta para pensar por primera vez que podría crear mi propio destino”.

Boca, trabajo en equipo y nada es imposible. “Sin embargo, en lo más íntimo de mí, Boca hizo algo mucho más importante que darme triunfos, me educó para la vida con enseñanzas que aún hoy guían todos mis actos. No sé muy bien cómo explicarlo, pero aprendí que la realidad no es algo estático que no podemos modificar, ni un destino que nos viene del pasado como una herencia o una maldición. La realidad -al menos una parte muy grande de ella- es vulnerable a nuestra determinación. Si avanzamos decididos hacia lo que queremos la realidad responde, se modifica, se orienta, lo que parecía un caos se ordena, la desazón se transforma en entusiasmo, y al final, una sucesión de pequeños logros nos lleva al éxito. Boca me enseñó que nada es imposible”.

“Todos los que formábamos Boca pudimos ver cómo, cuanto más resignamos nuestras ambiciones individuales para trabajar en equipo, cuanto más modestos fuimos como sujetos pero más audaces como conjunto, más éxitos alcanzamos. Nadie que formó parte de aquel equipo obtuvo nunca una gloria deportiva mayor que cuando postergamos nuestra individualidad por aquel objetivo común”.

Porque ser presidente y el momento histórico. “Quiero ser presidente porque estoy convencido de que puedo ayudar a que todos los argentinos tengan una vida más feliz. Aspirar a una vida feliz es una meta formulada con simpleza, pero es una ambición muy poderosa para una nación. Si cada argentino tiene una vida feliz significa que alcanzamos todo lo demás, porque son muchos los objetivos previos para llegar a ese gran logro compartido. Significa conseguir cosas reales, no simbólicas. Significa que no existan más poblaciones abandonadas como ahora que no tienen ni luz, ni gas, ni agua, ni cloacas. Si todos tienen una vida feliz significa que pueden prosperar según sus capacidades y no por el lugar donde les tocó nacer“.

“En más de una ocasión me preguntaron con incredulidad si de verdad podía ganar las elecciones presidenciales de 2015, si en el país estaban dadas las condiciones para tener un presidente no peronista. Entonces vino a mi mente algo fundamental que aprendí gobernando la Ciudad de Buenos Aires en momentos muy difíciles: nunca están dadas las condiciones para hacer algo importante. Nunca. La confianza (hacer algo con fe, creer en algo sin tener pruebas) y la determinación, son las que crean las condiciones. Confianza y determinación son nuestra fuerza para ganar. Nosotros en la Ciudad probamos que tenemos la disciplina y la responsabilidad para gobernar. Estoy totalmente convencido de que podemos llevar el éxito que alcanzamos en Buenos Aires a todo el país”.

“Si los argentinos creen que no estamos condenados a ser un país frustrado, postergado, deprimido, enfrentado entre hermanos, malignamente cíclico, y si en cambio creen que podemos ser un país vigoroso, productivo, inteligente y feliz; las condiciones estarán dadas de inmediato. Ganar las elecciones no es como a veces se cree un asunto de partidos, ni de aparatos, ni de punteros que manejen la calle, ni de acuerdos entre opuestos, ni de historia, no es un asunto de llenar actos con gente que llega en micros, ni de agitar banderas con cañas de bambú, ni de hablar a los gritos en contra de nadie. Es un asunto mucho más hondo, más individual, más íntimo, se trata de despertar la confianza en el corazón de las personas para que nos elijan con su voto silencioso. Las personas sumadas somos imparables.

El voto, ese poder inmenso que cabe en una mano, no necesita antecedentes para cambiarlo todo.

Sí, claro que puedo ser presidente si esa es la voluntad de los argentinos”.

Lo que enseña la familia. “La vida es cambio. Me lo enseñan con insistencia mis hijos mientras se convierten en hombres y mujeres, me lo enseña la piel de mis manos, me lo enseñan las estaciones… Aceptar el cambio, vivir sin intentar capturar a las cosas, ni a las personas, ni a los momentos, mirar siempre hacia adelante, avanzar con confianza, con esperanza, no temer… Ese es el desafío de la vida”.

Para ver la carta completa: http://www.mauriciomacri.com.ar/el-gran-desafio?source=6368

Anuncios

Un pensamiento en “MACRI A CORAZÓN ABIERTO”

  1. Me pregunto por qué extraña razón el argentino, y en especial los dirigentes políticos, apelan a conmover a sus semejantes contándoles historias de su vida personal para intentar convencerlos de que los sigan en sus propios deseos, anhelos o ambiciones como si fueran ovejas o entes sin raciocinio o decisión propia. También la Faraona Presidente apela a este recurso rastrero y berreta cuando recurre a su marido, a esa imagen y esa presunta y supuesta épica que emprendió – sólo en palabras porque los hechos lo desmienten a él y a ella – y que pretende convencernos al obligarnos a soportar sus soporíferas Condenas Nacionales.
    El candidato Macri no logrará conmoverme con esta carta personal para que le entregue mi voto; respeto sí su sufrimiento por el secuestro que sufrió en el ´91 pero me parece muy bajo apelar o intentar conmover mis sentimientos de lástima, piedad o conmiseración por las desgracias por él sufridas para lograr sus objetivos.
    Para ser Presidente de un país hay que tener algo más que cartas contando sufrimientos personales que, si es por ello, hay más de 40 millones que tienen historias mucho o más trágicas que las que el Ing. Mauricio Macri relata “a todos y todas”.
    Digo, uno nunca sabe…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s