SCIOLI Y MASSA: ZAPATILLAS NO SÉ, LIBROS NO

A la vejez viruela
A la vejez viruela

De los tres presidenciables con mayor intención de voto, uno de ellos aparenta retomar sus estudios a los casi 60 años (Scioli), y otro decidió recibirse después de 20 años, en 2013, como acto de campaña (Massa). Solamente Macri estudió y se recibió normalmente.

*Por Horacio Minotti. Director periodístico
*Por Horacio Minotti. Director periodístico

La frase se la adjudican al general Perón: “zapatillas sí, libros no”, dijo presuntamente. Y los candidatos presidenciales que postula el peronismo para mañana, la han seguido casi al pie de la letra: no estamos seguros de que hayan repartido zapatillas, pero  han vivido siempre de la política e ignorado los estudios profesionales, pese a contar con recursos económicos más que suficientes para desarrollar una carrera.

El caso de Daniel Scioli es paradigmático. Se lo ha escuchado repetir hasta el cansancio una larga serie de latiguillos exasperantes, pero uno de ellos fue “me he preparado toda la vida para ser presidente”. Eso seria muy bueno de ser cierto, el tema es como. Claramente estudiando no. Posiblemente Scioli crea que la educación no es el camino, ha quedado claro en como ha tratado las escuelas y a los docentes de la Provincia de Buenos Aires en sus ocho años de no gestión.

Scioli se hizo adolescente en la década del ’70 y mantuvo esa condición parte de los ’80. En tiempos de comenzar una carrera universitaria, su padre poseía una importante casa de electrodomésticos y seguramente decidió que estudiar era un esfuerzo innecesario porque podía vivir de la empresa de la familia. Para desgracia del hoy gobernador, el emprendimiento se vino a pique y quebró, con investigación penal por contrabando incluida. Lejos de retomar sus estudios, el joven Daniel tomó la decisión de dedicarse a ser playboy por el mundo, y de paso correr en lancha. Llegaban los ’90, y al mando de “La Argentina”, solventado por publicidad estatal del gobierno de Carlos Menem, corría por el mundo en una categoría en la que carecía de rivales y se autoproclamaba, campeón del mundo.

Tanta velocidad lo llevó a perder el control de su embarcación en el delta, y perdió un brazo en el accidente. Ya la pantomima del campeón no era creíble y se dedicó a la política: desde entonces, año 1995, vive de cargos públicos, y por cierto, tampoco estudio nada. Extraña forma de prepararse para ser presidente la de Scioli, con cero contracción al estudio y equivalente al trabajo: siempre busco el modo de evitar la fatiga.

Por su parte Sergio Massa, tampoco fue un devoto estudiante, ni le dio valor alguno a la actividad universitaria, hasta que le resultó marketinero: se recibió de abogado en 2013, después de 22 años de iniciar la carrera, como parte de su campaña para diputado nacional.

Sergio a diferencia de Daniel, no se dedicó a dilapidar dinero por el mundo, se casó joven, pero perdió interés en el estudio simplemente porque la política le rindió dividendos muy rápido, y consiguió siendo joven, la receta para incrementar su patrimonio a costa del erario público. Pagó durante 22 años la abultada cuota de la Universidad de Belgrano sin cursar ninguna materia ni rendir ningún exámen en los últimos 18 abriles, hasta que decidió rendir las materias faltantes, buscando impacto de “niño bueno” durante la campaña de 2013.

Mauricio Macri ha tenido una semejanza con Scioli: también pudo vivir de su padre. Pero antes de eso, quizás porque el mandato familiar indicaba que el cursus honorum pasaba por la facultad, se recibió de ingeniero civil a los 25 años. Recién con el diploma bajo el brazo, pudo ser ejecutivo de las empresas de Franco.

La Constitución no requiero ningún título profesional para ser Presidente es cierto, pero habiendo tenido posibilidades para estudiar desde lo económico, los tres postulantes mas fuertes han mostrado una distinta contracción al trabajo y al estudio, y eso de algún modo, pinta la esencia de cada uno.

Anuncios

2 comentarios en “SCIOLI Y MASSA: ZAPATILLAS NO SÉ, LIBROS NO”

  1. El haberse recibido de ingeniero — Cobos es otro ejemplo — induce a suponer o tiene en consecuencia, una tendencia generalmente mayor al razonamiento lógico.De los otros dos, me quedo con el del medio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s