LA VERDAD SOBRE “LOS VOTOS DE MASSA”

"Apoyado" por Vila del Grupo América
“Apoyado” por Vila del Grupo América

Los votos no son de ningún dirigente, son de la gente. Y en estos tiempos quedan muy pocos que van “de la nariz” a votar lo que le dicen. Pero ¿que elección hizo Massa en realidad?.

*Por Horacio Minotti. Director periodístico
*Por Horacio Minotti. Director periodístico

Muchos, la mayoría de los medios, especularon durante toda esta semana con la “gran elección” de Sergio Massa, suponiendo una presunta “recuperación” de acuerdo a los guarismos de los encuestadores en el último mes, que lo llevó a obtener “casi el 20% de los votos” en todo el país. ¿Cuanto de esto es cierto?.

Como primera medida lo que hay que analizar es la composición del voto de UNA, alianza que Massa compuso con José Manuel De la Sota, y que en las PASO de ese espacio, obtuvo un nada despreciable 6,70% de los votos, más de lo que la UCR y la CC juntos, le aportaron a CAMBIEMOS. ¿Cual es el motivo de esa buena elección de De la Sota?. Sin dudas Córdoba. Esa provincia contiene los votos del 9,5% de los electores del total país, y el actual gobernador obtuvo el 40% de esos votos, por ende, alrededor del 4% del país. Es decir, del 6,5% del hombre de frondosa cabellera, cuatro puntos son de su Córdoba natal. Fuera de ella obtuvo muy pocos votos.

Ese 4% es un fenómeno local, que sin De la Sota en el escenario, puede virar hacia opciones que no necesariamente son Massa. Que este último haya colocado a cordobés como su “jefe de campaña” puede colaborar a retener algunos votantes, pero sin el gobernador en la boleta la cosa cambia. En Córdoba, Mauricio Macri salió segundo a muy pocos puntos del contendiente de Massa, existe una tendencia a votar a CAMBIEMOS ante la ausencia de su líder, y eso se reflejará en las urnas.

De modo que ese 20% que le adjudican a Massa, es en realidad es un 13,5%, lo restante forma parte de las preferencias por quien fue su competidor, que tiene una estatura política incluso mayor que la del de Tigre y una intención de voto muy fuerte en su distrito, que además, es voluminoso en cantidad de electores.

Ahora bien, ¿que consigue Massa si mantiene sus guarismos, incluso si mantiene la totalidad de los votos de De la Sota, un escenario casi de sueños?.  La realidad es que son todas pérdidas. La boleta de Massa presidente, por ejemplo, hundió a todos los candidatos a intendente bonaerenses que apostaron a seguirlo. En 8 de los 10 municipios gobernados por massistas, han perdido las PASO y se encaminan al desastre en la general.

Luis Acuña en Hurlingham era imbatible, pero ir en una presidencial, “colgado” de una boleta perdedora, lo llevó a la certeza de que deberá entregar su municipio al FpV a fin de año. Joaquín De la Torre de San Miguel, primera espada de Massa, quedó en las mismas condiciones; y Jesús Cariglino de Malvinas Argentinas también perdió. A ellos se les deben sumar otros “imbatibles”, batidos por el “salvavidas de plomo Massa”: Damaso Larraburu (Bahía Blanca), Mario Meoni (Junín), Leonardo Gómez (Magdalena), Horacio Pascual (General Villegas) y Marcelo Denápole (Mercedes), todos intendentes de varios períodos en sus espaldas o sucesores de uno de ellos, de distritos gobernados por massistas, totalmente derrotados.

Las únicas dos intendencia que conseguiría retener con estos resultados serían: Tigre (hubiese sido el colmo que la perdiese) y San Fernando. Hay que agregar que en las PASO consiguió imponerse también en General Lavalle por un punto sobre CAMBIEMOS y a dos del FpV.

Esa es la elección de Massa en su distrito más fuerte, la Provincia de Buenos Aires. Habrá que ver luego de la decepción interna de estos resultados (que contrasta violentamente con la euforia televisiva), los intendentes que inclinaron el voto a su propia lista y se encontraron con consecuencias irremontables, que estrategia local implementan para las generales, especialmente en aquellos municipios donde CAMBIEMOS quedó muy cerca del FpV y tal vez puedan establecerse alianzas puntuales en cada territorio. De hecho esto no es una idea de GZT, esta ocurriendo hoy, que intendentes massistas perdidos, negocian con los candidatos de CAMBIEMOS para mandar a votar a su gente la lista de estos últimos.

Así las cosas, a Massa le resultará muy complejo retener su 13,5%, sumándole a esta problemática la tendencia general al voto útil: para ganarle al kirchnerismo, quedó claro que el massismo no es la fuerza mas idónea, y tal como ocurrió a Eduardo Duhalde en 2011 y a Francisco De Narváez en 2013, el voto tiende a fugar hacia la utilidad del objetivo final.

Por fin hay que volver sobre el comportamiento del voto delasotista, que posiblemente sea muy diferente entre el 4% puro cordobés y el 2,5% que obtuvo en el resto del país. Los sufragios que este último tuvo en Provincia de Buenos Aires (cerca del 1,5% de su total) podría dividirse en tercios entre Daniel Scioli, Mauricio Macri y el propio Massa. Todos aquellos votos que el cordobés tuvo en otros distritos (1%) es posible que respeten el acuerdo inicial con el de Tigre; y de los votos que el gobernador consiguió en su propia provincia (4%) es posible que más de la mitad vaya a la bolsa de Macri.

De este modo, la gran elección de Massa se reduce, de cara a la general, a mantener tal vez, y haciendo un gran trabajo, su propio caudal (entre 13% y 15%). Todo lo demás es un juego de presiones mediático sin resultado práctico.

Anuncios

Un pensamiento en “LA VERDAD SOBRE “LOS VOTOS DE MASSA””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s