HISTORIA DE DOS DISTRITOS

Totalmente distintos
Totalmente distintos

*Por Jorge Enríquez. Varios periodistas y analistas políticos intentan por estas horas dar la idea de que Daniel Scioli y Mauricio Macri son muy similares.

*Por Jorge Enriquez. Columnista invitado
*Por Jorge Enriquez. Columnista invitado

Se dice que Scioli no tiene, en verdad, nada que ver con el kirchnerismo, que es un moderado, y que ha simulado hasta ahora una identificación que no siente porque de otro modo no habría podido gobernar ni ser candidato.

Si así fuera, lo que se quiere presentar como una muestra de habilidad y maquiavelismo del gobernador bonaerense es  un serio defecto ético. ¿Nos parece bien que nos mientan en la cara? ¿A alguien que sistemáticamente dice lo contrario de lo que piensa vamos a confiarle el timón de la República?

Pero, más allá de esa falencia ética, tenemos datos objetivos para juzgar a uno y a otro. Basta mirar las gestiones que ambos han realizado. Un solo dato, tristísimo, da la medida de esa diferencia: el de las inundaciones. Macri terminó con ellas en la Ciudad; Scioli nada importante hizo en esa materia, como se advierte dramáticamente en estos días.

Además, ¿no vale para juzgar a un candidato la coherencia? Es un elemento esencial, mucho más que el de las propuestas.  Un candidato a cualquier cargo público, máxime si pretende acceder a la máxima magistratura del país, debe tener una conducta seria y transparente para ser creíble.

Macri puede evidenciar una sólida coherencia tanto en su gestión como en las votaciones de los bloques del PRO en el Congreso. Scioli también, pero en sentido inverso: siempre apoyó sin reticencias al kirchnerismo.

Por último, ¿cómo podría gobernar Scioli si está completamente rodeado por el kirchnerismo y La Cámpora? No le sería fácil desprenderse de ellos. No cuenta, entre otras cosas, con legisladores propios en un número significativo. Su giro, por lo demás, defraudaría a gran parte de sus votantes y precipitaría una crisis política.

La lluvia, que tanto dolor ha traído,  ha venido también a limpiar el escenario político. Un vecino de Cabildo y Blanco Encalada, en la Ciudad de Buenos Aires, puede vivir normalmente en estos días, después de tantos años de frustraciones; uno de San Antonio de Areco o Luján tal vez haya debido dejar su hogar o ha montado una carpa en la terraza. En el primer caso se privilegió la inversión, que tarda en dar frutos pero mejora en serio la calidad de vida; en el segundo, gobernantes populistas sacrificaron el futuro en altar de necesidades electoralistas de bajo vuelo.

La mayoría de la sociedad quiere un cambio. Es lógico que lo protagonicen quienes realmente lo vienen predicando, con la palabra y con el ejemplo, desde hace muchos años. Necesitamos un gobierno auténtico, convencido, sincero, honesto. No es tiempo de simuladores.

Anuncios

Un pensamiento en “HISTORIA DE DOS DISTRITOS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s