SI SE PUEDE MATAR, EL FRAUDE ES NADA

Jorge Velázquez y Alberto Nisman, destinos similares
Jorge Velázquez y Alberto Nisman, destinos similares

En derecho se dice que “quien puede lo más, puede lo menos”. Para el que tiene licencia para matar personas, el fraude es un hecho menor, casi irrelevante. Muere un militante partidario o un fiscal federal y no se esclarece, no importa su deceso sino a que partido estaba afiliado o si salía de noche. En octubre sabremos si los argentinos queremos esto.

*Por Horacio Minotti. Director periodístico
*Por Horacio Minotti. Director periodístico

Una sociedad que permite que se mate impunemente, que no se rebela contra las persecuciones y crímenes del poder, no puede sorprenderse por el mero fraude electoral. Son la lógicas aplicables a la Libia de Kadafi, o la Indonesia de Suharto, o la Angola de Dos Santos. Maltratos, apaleos, homicidios, persecuciones, y luego elecciones fraudulentas. ¿Qué menos?.

Los periódicos y la gente en las calles, hablan del homicidio de un militante radical en Jujuy. Dicen que fue a manos de hombres de la candidata kirchnerista Milagros Sala. ¿Cuanto hace que sabemos que Sala controla un ejército paraoficial, armado con fondos del gobierno nacional, una estructura paraestatal más poderosa que el propio Estado en la región, promovida desde la Rosada?. ¿Como podía terminar algo así?. ¿Cual es la diferencia entre esa situación y los “territorios liberados” en poder de las FARC en los peores años de la violencia en Colombia?.

Hace más de 8 meses murió en su departamento un fiscal federal, todavía no sabemos oficialmente como, ni a manos de quién, y aunque todos tenemos la idea de que nos dirán que se suicidó, también todos sabemos que no. Alberto Nisman había denunciado días antes a la presidenta, ministros y esbirros varios, y debía, al día siguiente de su muerte, presentarse en el Congreso para explicar su denuncia.

¿Como puede sorprendernos que asesinen a un mero militante político?. Solamente siendo presos de nuestra propia estupidez. Si votamos por asegurarnos la subsistencia del Ahora12, e ignoramos a los muertos por la violencia política, no hay otra conclusión posible.

Quemaron urnas en Tucumán. ¡Por cierto!. ¿Que menos?. ¿Esperábamos un elección limpia?. ¡Esta sospechosamente muerto un fiscal federal que denunció al poder!. Es un máxima jurídica: “quien puede lo más puede lo menos”. Traducción: “quien puede asesinar, tiene habilitado fraguar, mentir, robar; todos hechos menores ante el homicidio e incluso el magnicidio”. Ni que decir de que hurten boletas, una sencilla estupidez frente a la muerte.

El incremento de niveles de violencia política en la Argentina, es un evento directamente proporcional a la percepción de dilución del poder por parte del peronismo. Cuando los gobiernos de este signo entienden que no podrá retener el gobierno por los habituales mecanismos prebendarios y populistas, consistentes en empobrecer a los pobres para luego comprarlos con planes y bolsones de comida; al entender que llega un momento que con eso no alcanza, simplemente se recurre a la violencia física.

Y entonces, observamos simplemente como ocurre. Es cierto, no podemos ir en masa a evitarlo, ni armarnos como lo hacen ellos, aunque fuese con el fin de proteger la limpieza de las elecciones en las provincias del NOA, por ejemplo. Pero sí podemos llenarles las urnas de votos donde el fraude y la violencia son menos menos posibles; lugares en los que casualmente el volumen de electores alcanza para ganarles. Y luego, proteger al gobierno que elegimos, porque los conatos de violencia no se apagan ganando la elección, vuelven en lo inmediato, se agazapan, conspiran, planean y regresan en el momento justo para violentar nuestra voluntad. Y solemos permitirlo.

Ya se lo ha escrito. Hoy Arturo Illia es un héroe nacional. Se fue del gobierno más pobre de lo que llegó, que ya es mucho decir. Su gobierno generó el PBI per cápita más alto de la historia argentina, la capacidad adquisitiva de los salarios fue también récord. Pero una noche, un grupito de uniformados lo sacó de la Casa de Gobierno de una oreja, literalmente. Y fuimos tan miserables como para ignorar el hecho. Somos más miserables aún cuando rescatamos su figura, somos hipócritas.

Pensemos bien nuestra decisión. Ordenemos nuestras prioridades. Venzamos el miedo. Nuestra libertad no tiene precio. Nuestra paz no debe poder comprarse. La vida de nuestros hijos no vale 12 cuotas sin interés. Nuestro hermano puede ser un fiscal que deberá cumplir con su trabajo, y puede morir. A nuestro hijo se le puede ocurrir militar en un partido no oficialista, y también puede morir. ¿Usted paga eso con el subsidio a la energía eléctrica?. CAMBIEMOS antes que sea tarde.

Anuncios

Un pensamiento en “SI SE PUEDE MATAR, EL FRAUDE ES NADA”

  1. Muy buena nota que suscribo totalmente. Todo es posible en la dimensión conocida de Peronia; pero alguna extraña razón debe existir para que a 70 años de su invento el peronismo goce de tanta simpatía aún. ¿Será por la identificación del argentino medio con los logros obtenidos por sus representantes peronistas durante la gestión pública? El mejor ejemplo fue el nombramiento de la hija del Ministro Rossi al cargo de Directora del Banco Nación. En Alemania, país en donde hay más pobres que en Peronia, un caso similar habría provocado la renuncia del Ministro y la de su hija con un fenomenal escándalo. Por otra parte, se puede simpatizar o no con Cambiemos pero el tema es que ningún peronismo vuelva a llegar a la Presidencia de la nación. Ya vimos y aprendimos bastante sobre lo que no se debe hacer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s