LA DOBLE MORAL K

Los tucumanos reprimidos por el kirchnerismo
Los tucumanos reprimidos por el kirchnerismo

*Por Lucas Incicco. Candidato a diputado nacional. Cambiemos, Provincia de Santa Fe. Aun despues de mas de doce años de gobierno kirchnerista, en donde han quedado expuestas a todas luces sus practicas reñidas, no solamente con las instituciones de la Republica, sino tambien con las reglas minimas de la moral, me sigue asombrando y pasmando el uso que hacen los K del doble estandar. 

*Por Lucas Incicco. Columnista Invitado
*Por Lucas Incicco. Columnista Invitado

Quiero decir: todavía me desconcierta como los kirchneristas analizan dos situaciones objetivas similares (a veces identicas) con distintos criterios segun a ellos les convenga. Hay infinidad de ejemplos, como ser el caso Milani y los derechos humanos o la justificación de la salvaje represión que sufrieron el mes pasado los tucumanos que pedían en la plaza un proceso electoral transparente, o, recientemente, las acusaciones y el ataque destemplado a Fernando Niembro imputándole, justamente ellos, el haber cometido un supuesto acto de corrupción.

Hoy tenemos un nuevo ejemplo en la Pcia. de Santa Fe.
El diputado provincial K Leandro Busatto ha presentado un proyecto de ley que establece la obligatoriedad del debate de los candidatos a gobernador, justo en el momento en que se hace publica la negativa de su candidato a la presidencia de la Nación a presentarse al debate que, desde hace tiempo, viene organizando Argentina Debate y que se llevara a cabo el próximo 4 de octubre en la UBA.
Casi resulta ocioso señalar que, mientras Busatto propone el debate obligatorio para los aspirantes a la Casa Gris, justifica (o por lo menos esgrime algunos debiles argumentos para intentar hacerlo) la inasistencia de Scioli.
Si bien la iniciativa de Busatto es plausible y concuerda con varios proyectos presentados por representantes de la oposición en el Congreso de la Nación queda expuesta, una vez mas, la recalcitrante doble moral K y sus permanentes artimañas para intentar justificar los injustificable.
Vale aquí preguntarse – yendo al fondo de la cuestión – si es necesaria una ley, sea en el orden provincial o en el orden nacional, que obligue a los principales candidatos – bajo apercibimiento de sanciones de difícil aplicación ulterior – a presentarse a un debate de ideas, propuestas y programas de gobierno con sus contrincantes eventuales. Para mi la respuesta es NO. Entiendo que basta para ello que los candidatos (y las fuerzas políticas que los postulan) tengan el espíritu y la responsabilidad republicanas suficientes para exponer sus planes de gobierno a la ciudadanía, posean la necesaria voluntad política de dar la cara y comprometerse frente al electorado y cuenten con la vocación de servicio que los lleve a ponerse a disposición de los ciudadanos de la Nación y no de sus propios intereses.
Pero volviendo al inicio, es grave que quienes aspiramos a representar a los ciudadanos perdamos la objetividad e imparcialidad en el análisis de las cosas para utilizar artera y sistemáticamente el doble estándar o doble moral como estrategia política.
En el caso de los K, debo decirlo, mas que su doble moral me preocupa que no tengan ninguna.
Anuncios

Un pensamiento en “LA DOBLE MORAL K”

  1. Al coincidir con el autor de esta columna, el candidato a Diputado Nacional Lucas Incicco, sobre la doble moral y a su vez actitud deleznable tan característica de los peronistas menemistas kirchner cristinistas como la del Diputado Provincial K Leandro Bussatto, quiero hacerle llegar mi modesta opinión como conciudadano de Santa Fe.
    Personalmente considero que no está bueno mirarse en el espejo ajeno para demostrar decencia, honestidad, honorabilidad y dignidad y demás virtudes de las personas de bien.
    No me interesa mirarme en lo que hace o dice Busatto, o Kirchner, o Cristina o sus hijos, o Anibaúl Fernández o Scioli; debo ser yo el que debe demostrar las mejores virtudes y cualidades como hombre. Y Niembro – junto a la administración de Mauricio Macri – cometió el inveterado error devenido costumbre en Peronia – ex Argentina – que no es otro que el tráfico de influencias. El mismo error lo cometió el mismísimo Niembro durante el gobierno del inefable Carlos Saúl Menem siendo Secretario de la Presidencia y habiendo favorecido la escuela de Periodismo Deportivo que él era titular junto a su amigo el converso Marcelo Araujo; y que tuvo que renunciar.
    En el barrio se suele decir “…no mirar la paja en el ojo ajeno…”
    Por otra parte quiero hacer llegar mi modesta crítica a la Alianza Cambiemos: si Mauricio Macri habló y habla de “…la nueva manera de hacer política…” me gustaría llegar a saber y entender qué hace el Senador Carlos Lole Reutemann como candidato al mismo cargo por esta alianza o agrupación política.
    Parece ser que “…la nueva manera de hacer política…” es menester ser rubio y de ojos celestes, inútil de inutilidad absoluta demostrada como Senador en muchos períodos, no hacer ni proponer leyes o beneficios para la provincia que representa pero eso si, boquear a diestra y siniestra por parte de sus obsecuentes eso de “…ser honesto…”. Y este Senador ha dado demasiadas muestras de su ineptitud e inoperancia para los cargos públicos. Yo también soy un ciudadano honesto y sin embargo no me dedico a la cirugía cardiovascular ya que apenas soy un técnico nacional mecánico. No se si logro hacerme entender. Cordiales saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s