MASSA: EXCLUSIVO PRODUCTO DE LOS MEDIOS

Massa con Vila. En América juega de local
Massa con Vila. En América juega de local

El candidato presidencial de UNA perdió desde 2013, a la gran mayoría de los dirigentes que lo rodeaban. Maneja un Municipio la mitad rico y la otra mitad pobrísimo. No tiene partido y la mayoría de sus propuestas son inaplicables. Se sostiene solamente en base a operaciones de prensa. Un fenómeno de estudio.

*Por Horacio Minotti. Director periodístico
*Por Horacio Minotti. Director periodístico

Si en realidad Sergio Massa, como dicen la mayoría de los encuestadores mas serios, mantiene una intención de voto que ronda el 20%, estamos ante un fenómeno de estudio, y es la muestra de como, los medios de comunicación y el marketing, hacen suponer que alguien es alguien distinto al que es, tiene lo que no tiene, o hará lo que no podrá. Un verdadero fenómeno de estudio político-social.

La pérdida de la tránsfuga Mónica López hace solamente unos días, siendo candidata al Parlasur de UNA, es una mas de las tantas que sufrió Massa, que en 2013 había conseguido aglutinar un importante grupo de dirigentes. El de Tigre perdió también hace muy poco, el 14 de septiembre, a su candidato a intendente de Bahía Blanca, Dámaso Larraburu, que bajó su postulación muy enojado con el candidato presidencial.

Antes, había sido abandonado por su jefe de campaña Juan José Álvarez. También a quien dirigía sus equipos técnicos en economía, Miguel Peirano, y además, a muchos intendentes y dirigentes con peso territorial, como el mismo Darío Giustozzi (Almirante Brown), Sandro Guzmán (Escobar); Humberto Zuccaro (Pilar), Gabriel Katopodis (General San Martín), José Eseverri (Olavarría), Raúl Othacehé y Gustavo Menéndez (Merlo). Este último caso es paradigmático. Menéndez se integró al massismo previamente a las elecciones legislativas de 2013, como la contracara del kirchnerista Othacehé en esa localidad. Pero terminada esa elección y con Massa triunfante, Othacehé también pegó al salto al Frente Renovador y Massa lo privilegió por sobre Menéndez. Este entonces, furioso, se pasó al Frente para la Victoria. Pero cuando Othacehé se dió cuenta que el de Tigre no medía, también volvió al kirchnerismo. Ambos disputaron la PASO del FpV en Merlo y se impuso Menéndez.

Pero allí no acaba la lista, el ex jefe de gabinete de Cristina, perdió el poder territorial en Chubut de quien era el presidente de su interbloque en diputados, Mario Das Neves, y Giustozzi antes mencionado, era el presidente del bloque en la misma Cámara que se fue diciendo “Massa no puede gobernar un país en estas condiciones”. Gustavo Posse, hoy candidato del macrismo en San Isidro también acompañó a Massa en 2013, y Raúl Feito lo había hecho en Trenque Lauquen. También partió Eduardo Buzzi de la Federación Agraria y quien fue su candidato a gobernador en Entre Rios y antes de todos ellos, Carlos Reutemann que pasó al PRO.

El candidato presidencial de UNA perdió también a su mejor postulante en provincia de Buenos Aires, Francisco De Narváez, y otros personajes de peso que decidieron quedarse, como el intendente de San Miguel Joaquín de la Torre, fueron derrotados en las PASO por los candidatos kirchneristas.

Otra cosa de la que carece Massa es de partido político. La alianza UNA, es un conglomerado de partidos provinciales, cuya nave insignia es Unión Popular, una partido nacional con representación solamente en 7 provincias. En todas las demás, el candidato pone su boleta en el cuarto oscuro, en base a alianzas con partidos locales que hoy están con él y mañana con cualquier otro, porque “alquilan” la estructura partidaria. Un esquema muy similar al del Frente Popular que postuló a Eduardo Duhalde en 2011. Tanto el Frente para la Victoria como CAMBIEMOS, son alianzas de poderosos partidos con representación en todo el país. En el primer caso liderados por el Partido Justicialista, y en el segundo por el PRO y la UCR, ambos con presencia jurídica en cada provincia argentina.

Las propuestas de Massa son tomadas de otros candidatos que ya las impulsaron en el pasado, o son tan falsas, que el mismo pudo aplicarlas cuando fue funcionario K y ni se le ocurrió hacerlo. Por solo dar dos ejemplos: la intervención de la Fuerzas Armadas en materia de seguridad interior, para controlar el narcotráfico, fue una propuesta de Carlos Menem cuando intentó volver en 2003 y se bajó de la segunda vuelta contra Néstor Kirchner. Los medios lo masacraron con esa idea. La intervención de las FFAA en seguridad interior, esta prohibida desde la vuelta de la democracia en 1983 y la experiencia previa es nefasta. Por otro lado, su idea de pagar el 82% móvil a los jubilados, pudo concretarla cuando estuvo a cargo nada menos que del Anses entre 2002 y 2007, y jamás se le escuchó mencionar la idea. Dice impulsar además que se le paguen a los jubilados todas las sentencias judiciales que existen a su favor y que el organismo se niega a solventar, cuando la mayoría de esos juicios se originaron en la gestión de Massa frente al Anses y el también hacía caso omiso a las sentencias.

Podría hacerse un extenso recorrido por todas sus posturas públicas y cada una de ellas busca generar impacto en el electorado, pero son jurídicamente inconstitucionales o inaplicables.

Massa ha hecho de Tigre en base a la gran ayuda de los medios, algo así como “la Miami Argentina”. Pero esto también es falso, porque lo que muestran las pantallas es solamente una parte de Tigre, la otra, es un cúmulo de villas de emergencia sin agua potable, luz, gas, ni cloacas (ver: LAS VILLAS QUE OCULTA MASSA ).

En síntesis, jamás en la historia de la Argentina, un candidato ha sido un producto de marketing de medios más vacío de contenido. El massismo es una cáscara vacía de dirigentes, de cuadros técnicos, de poder territorial, de propuestas y de gestión previa que lo avale. Se lo ha vendido por los medios como se lo hace con un jabón en polvo o un champú, y cierta parte de la población lo ha adquirido.

Por cierto que pese a lo que digan algunos consultores que también forman parte de la maquinaria de venta, como la sospechosa encuestadora dedicada a operaciones González-Valladares, Massa no superará el 20% de los sufragios el 25 de octubre. Pero de todas maneras es un fenómeno a estudiar. Un dirigente que fue funcionario kirchnerista 10 sobre sus 12 años en el poder, que convivió con toda la miserable corrupción de este tiempo, que como dice Margarita Stolbizer, al menos “compartió la cama con los corruptos”, es presentado como un opositor al gobierno, y hay quienes compran semejante pantomima.

Los cientistas políticos deberán estudiar insisto, el fenómeno de Massa y la vocación de cierta porción de la sociedad, por adquirir a alto costo, escenografías de cartón pintado. Porque fenómenos como este, también ponen en riesgo la voluntad popular. Hay gente que vota creyendo una suma de falsedades, una construcción ideal de alguien que en realidad no existe, y su voluntad se ve viciada por ello, porque aunque aparenten sufragar libremente por su mejor preferencia, en realidad el votado no existe, es otro, lo que se ve es una creación del marketing y los medios, y eso cuestiona contudentemente el propio sistema representativo.

Anuncios

Un comentario en “MASSA: EXCLUSIVO PRODUCTO DE LOS MEDIOS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s