SCIOLI TEME NO LLEGAR AL 30% EN BALLOTAGE

No sabe que hacer
No sabe que hacer

Los intendentes del conurbano ya fueron electos y deben convivir con Vidal al menos 4 años, o perdieron sus distritos y culpan a Scioli y Aníbal. No piensan hacer ningún esfuerzo por una elección que consideran perdida. Algunos de sus asesores aconsejan romper con los K, pero otros dicen que ya nadie les creería. Temen papelón en el debate.

*Horacio Minotti. Director periodístico
*Horacio Minotti. Director periodístico

Daniel Scioli enfrenta hoy los peores temores de su carrera política, un ocaso que muchos consideran irreversible, y que podría verse plasmado en la segunda vuelta electoral, por el abandono masivo de la campaña por parte de los intendentes peronistas que quedan en el conurbano bonaerense. Según indicaron fuentes de la propia campaña de Scioli, varios jefes comunales ya adelantaron que “no moverán un dedo” de aquí al 22 de noviembre.

GZT decidió chequear esa información con los mismos intendentes y conversó con dos de ellos, ambos peronistas, uno que consiguió retener su minicipio y otro que acaba de perderlo pero tiene mandato hasta el 9 de diciembre. Los dos coincidieron con la fuente del bunker sciolista. El que se queda porque “tengo que convivir con Vidal, mira si voy a salir a combatirla por un tipo que ya está perdido y casi me hace perder mí”, explicó. El otro peor aún, tendrá que abandonar su cargo de tantos años: “Me impusieron a Scioli y encima a Aníbal y ahora quieren que me vaya en medio de un quilombo por nada. Que ni lo sueñen”, dijo.

Si bien desde el peronismo se lo lee como el más grave no es el único tormento con el que debe lidiar Scioli. El discurso de apego al modelo kirchnerista es leído como uno de los pilares de su pésima elección, pero cambiarlo también sería un problema. “Hay dos posturas acá, la mayoritaria es virar y abandonar el purismo K, pero muchos sostenemos que es un error, nadie va a creeernos. Uno de los mayores problemas fue subestimar al electorado y poner a Aníbal como candidato a gobernador es la mejor muestra de eso, se creyó que se ganaba con cualquiera y así estamos. Cambiar dráticamente el discurso ahora, es tomar al elector por idiota otra vez”.

Así las cosas, no hay salida: mantener el discurso lo congela en los números del domingo, cambiarlo tiene dos efectos: nadie le creería, y perdería al menos 20 puntos, la base de electores kirchneristas puros y tal vez el desastre sería aún peor.

Por otro lado la búsqueda de votos de otros candidatos que no participarán del ballotage es también un gran problema. Bien sabe el sciolismo que entre los electores de Nicolás Del Caño y de Margarita Stolbizer no tiene posibilidad alguna. Respecto a Sergio Massa las dificultades también son grandes.

El peronismo huele renovación generacional. Personas como Massa que se alzó con 21 puntos totalmente propios en esta elección, o Juan Manuel Urtubey que mantuvo la gobernación de Salta, e incluso “Juanchi” Zabaleta que gano la intendencia Hurlingham desplazando a un viejo barón massista; son herederos y conductores naturales del justicialismo que viene, pero eso siempre y cuando no se alíen con un perdedor evidente.

“Que sentido tiene aceptar las propuestas de Scioli. El ya no es competitivo y además su desaparición política lo pone a Sergio a la cabeza del peronismo. Como quedaron las cosas, Sergio puede ganar la elección de senadores nacionales por la Provincia de Buenos Aires en 2017 y ser presidente en 2019. Apoyar ahora a Scioli es tirar por la borda todo el capital ganado, pasamos de ganadores a perdedores en una sola mala decisión”, explica un hombre fuerte del massismo.

La propuesta del debate que se realizaría el 11 de noviembre, no deja de generar inquietud. Los propios estrategas del candidato maltrecho auguran un papelón sin precedentes. Citan como ejemplo la entrevista en el programa de Andy Kusnetsoff pocos días antes de las elecciones, cuando debió cortar la comunicación cuando quedo en ridículo ante la pregunta de un periodista deportivo (Audio programa PERROS DE LA CALLE. Escuchar a partir del minuto 7 de la entrevista).

Por último la “ola amarilla” impactó de lleno en la sociedad. Se perdió el miedo de votar a Mauricio Macri. Ayer mismo, se realizó la primera encuesta telefónica post elección general, y si bien estas empresas han pasado un papelón histórico este domingo, el resultado es sintomático, solo el 28,7% de la gente dice que votará a Scioli en segunda vuelta.

Dejamos para el cierre una frase enigmática de una de nuestras fuentes: “El es un luchador, pero como están las cosas muchos dudan si no sería mejor retirarse invicto. Vamos a ver los próximos días como se desarrolla todo”.

Anuncios

Un pensamiento en “SCIOLI TEME NO LLEGAR AL 30% EN BALLOTAGE”

  1. Los intendentes del “congourbano” bonaerense es la clásica del peronismo: te acompaña hasta la puerta del cementerio, pero no entra y se queda fumando un cigarrilo en la puerta. Los únicos que entran hasta la tumba del muerto político son los íntimos. Así pasará esta vez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s