ZAMORA LIDERA EL GIRO DE LOS GOBERNADORES HACIA MACRI

El senador Zamora, su esposa la gobernadora Ledesma Abdala y el ministro Randazzo, tal vez un puente
El senador Zamora, su esposa la gobernadora Ledesma Abdala y el ministro Randazzo, tal vez un puente

El senador por Santiago del Estero (quien además es presidente provisional de la Cámara Alta) y ex gobernador de esa provincia que ahora administra su esposa, ya generó puentes con el macrismo para asegurar un acuerdo desde el 10 de diciembre, con el fin de “trabajar juntos”.

*Horacio Minotti. Director periodístico
*Horacio Minotti. Director periodístico

Gerardo Zamora llegó a la gobernación de Santiago del Estero con la bandera de la Unión Cívica Radical, después del desastre que el feudo de los Juarez dejó en esa provincia. Pero rápidamente, tal vez más por necesidad que por amor, se unió a las filas del kirchnerismo. Cuando Julio Cobos fue el vicepresidente de Cristina Kirchner en 2007, un grupo de gobernadores radicales lo acompaño, y fueron juntos, los radicales K.

Zamora fue uno de ellos, y cuando Cobos rompió en medio de la crisis con el campo en 2009, el santiagueño se quedó con el kirchnerismo, fue tomando vuelo, y cuando la Corte Suprema le impidió relegir por segunda vez como gobernador de su provincia, colocó en su lugar a su esposa Claudia Ledesma Abdala, y se postuló como senador nacional. Tal es la confianza que le dispensa la presidenta, que recién llegado al Senado, asumió como presidente provisional del cuerpo.

Pero los tiempos cambian y la palabra gobernabilidad, que muchos colegas utilizan sin poder leer el contexto real, empieza a jugar un papel. Porque los problemas de gobernabilidad son de las provincias no de la Nación, dado que estas carecen de fondos propios. El impuesto mas jugoso que se cobra en la Argentina no se considera tal y por ende, no se lo coparticipa, son las retenciones a las exportaciones. Por ende, tenemos un estado central rico y provincias pobres, que deben mantener su seguridad, su educación, su salud, sus empleados públicos y sus obras públicas, con el mismo dinero que tenían antes del boom de la soja.

Obviamente ese problema de gobernabilidad, en una eventual presidencia de Macri, no lo tendrá la Provincia de Buenos Aires con María Eugenia Vidal gobernadora; pero los gobernadores hasta aquí kirchneristas, acostumbrados al estilo de sus actuales jefes, temen que por ser de otro signo político, la ayuda del gobierno nacional no llegue. Y de ser así, simplemente no pagan los aguinaldos dentro de un mes y medio, no llegan, no les alcanza.

Así que de haber crisis sociales serían en esas provincias, muy lejos de la Capital, rodeada por una provincia gigantesca que no tendría problemas. Los gobernadores lo saben, y lejos de querer generar problemas sociales que terminarán pagando ellos mismos, prefieren acercarse al macrismo para empezar a tender puentes. Son varios los que ya lo han hecho, liderados por el senador Zamora que quiere garantizarle la gobernabilidad y el pago de aguinaldos a su esposa gobernadora, y que ya mandó a la tintorería la boina blanca que dejó se usar hace unos años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s