ESTO SI QUE DA MIEDO

0013760796
La bestia anaranjada

Daniel Scioli pretendió instalar una campaña de miedo a lo que podría hacer Mauricio Macri. Pero lo que realmente atemoriza es todo lo que ha hecho y dicho el candidato oficialista a lo largo de estos años. Su respaldo a los grupos de tareas de la dictadura, a la privatización de YPF  y su desconocimiento a la violencia de género. La verdadera historia de su quiebra empresaria.

yo
*Horacio Minotti. Director periodístico

El candidato presidencial por el Frente para la Victoria opera y encabeza, desde hace al menos un mes, una campaña para atemorizar a los votantes sobre supuestas acciones que su rival Mauricio Macri, llevaría adelante en caso de ser electo presidente. Sin embargo, nada de lo hecho o dicho por este último permite avisorar semejantes atrocidades.

Al contrario de esto, bien podría ser el propio Scioli el origen de todas las desgracias. No solamente a la luz de su desastrozo “no gobierno” de la Provincia de Buenos Aires, que abrió las puertas al narcotráfico  y la marginalidad, sino además por su propia historia, política y personal.

Como primera medida debe considerarse rápidamente el pretendido “ajuste” que Scioli dice que Macri mplementará al asumir como presidente. Lo cierto es que desde que Macri ejerce el cargo de Jefe de Gobierno porteño, no existió jamás ninguna tentativa de “ajuste”, no hubo una reducción del sector público, ni de salarios de los empleados estatales, ni una “purga” de los mismos. De hecho, el mandatario local lleva una excelente relación con los gremios locales.

678Por el contrario, Scioli fue acusado de realizar diversos ajustes en el territorio de la Provincia de Buenos Aires por propio kirchnerismo, espantado por las políticas neoliberales del gobernador, como puede verse en la imagen que acompaña, del programa oficialista 678.

scioli playPero además, Scioli bien podría destruír la política de derechos humanos desarrollada en estos años. En 1990 en una entrevista otorgada a la Revista PlayBoy, el todavía gobernador respaldó el accionar militar durante los años de dictadura y el de los “grupos de tareas”. “Estaban los terroristas y los militares matándose unos a otros. Y en el medio los secuestrados. Era una cosa absurda“, dice Scioli, que refuerza: “menos mal que después se fue resolviendo todo”. En realidad el modo en que se resolvió resultó ser un genocidio que al candidato parece no interesarle o incluso agradarle.

Pero eso no es todo. “Es muy difícil tomar una posición a favor o en contra porque creo que en toda era debe haber habido injusticias. debe haber habido mucha gente que pagó con sus vidas las culpas de otros. No se puede tener un concepto o una definición generalizada para esa situación porque en muchos casos si las fuerzas armadas no hubiesen actuado no se hasta donde habria llegado todo aquello y al mismo tiempo hubo gente que pagó injustamente las responsabilidades de otros”. Un abierto respaldo al genocidio y un peligro enorme y potencial para las políticas de derechos humanos.

Por otro lado, Scioli durante el debate, mencionó la muerte de su padre como consecuencia de las políticas neoliberales de los ’90 que lo llevaron a la quiebra. En realidad su padre fallece en medio de una fuerte crisis de su comercio por una causa de contrabando que los tenía jaqueados tanto a Scioli padre, como al propio Daniel. Cuando su progenitor fallece, el hoy candidato logra desentenderse de las acusaciones dejando recaer la responsabilidad sobre su propio padre, que no podía ser objeto de condena penal por encontrarse fallecido. Pragmática estrategia jurídica que privilegió el interés del momento sobre cuestiones emotivas como la memoria de su padre.

Otro de los motivos para aterrorizarse de Scioli es su relación con el sexo femenino y el lugar que le da a las mujeres. Margarita Beltrán quedó embarazada a los 25 años, y era empleada de Casa Scioli, la empresa que el gobernador quebró en medio del proceso por contrabando, es decir, conquistó a una empleada de la empresa de la que era dueño. Imprudente, la dejó embarazada y luego la abandonó. Según Beltrán, “Daniel el bueno” le exigió varias veces que se practicase un aborto y ante la negtiva, decidió desconocer la paternidad. Según la revista Noticias, Margarita: “volvió a su Rosario natal y crió a su hija sola, con ayuda de la familia. Lorena nació el 31 de enero de 1978 y recién tuvo noticias de su padre en abril de 1989, cuando él la llamó por teléfono a Rosario, ofuscado por una demanda por filiación que Margarita Beltrán acababa de iniciarle en la Justicia. En esa breve charla, él admitió ser su padre, pero le dijo que no la reconocería y que la quería lejos de su vida. Para Lorena, de 11 años, fue un golpe duro”.

Siguiendo con el relato de Noticias, la cosa tomó un rumbo diferente “recién en 1993, cuando Margarita Beltrán ganó finalmente el juicio por filiación, luego de que Scioli se negara en forma sistemática a realizarse estudios de sangre en el Hospital Durán. El fallo lo obligaba a resarcirla con 70.000 dólares, pero luego llegaron a un arreglo extrajudicial con compromisos económicos. Entonces sí, arrinconado por la Justicia, Scioli cedió”. Esa es la historia de Scioli y su hija Lorena, a la que la Justicia lo obligó a reconocer y conocer, recién a los 16 años, y que hoy trabaja en la campaña de su padre.

Este desprecio por el sexo femenino pudo vislumbrarse en otras ocasiones. Hace pocas semanas, en el programa de la tarde “El diario de Mariana”, la periodista Mercedes Ninci le progunto a Scioli porque llevaba en su lista a José Ottavis, encausado por golpear a su esposa, a lo que el gobernador respondió que se trataba de “problemas familiares” en los que él no se metía. Es decir, para el candidato oficialista la violencia de género es un problema familiar.

La misma lógica aplica el candidato respecto de su propia esposa. El gesto de desentendimiento y casi desprecio que se observo sobre el escenario, al final del debate presidencial, hacia su mujer Karina Rabolini, es el que manifestó en forma de broma en una de las entrevistas que realizó en el programa de Alejandro Fantino, en el que confesó que llamo a su señora esposa y a sus amigas “las old cats”, es decir, los gatos viejos. Una muestra más de rechazo hacia su propia mujer que demuestra lo que pueda pensar sobre el resto. Cabe mencionar que en el lunfardo moderno la palabra “gato” se utiliza como sinónimo de prostituta (Ver video de Scioli degradando a su esposa y amigas).

El candidato del kirchnerismo se ha exhibido también como un homofóbico, que rechazó abiertamente el matrimonio entre personas del mismo sexo. No contento con su desprecio por la mujer, parece también hacerlo con aquellas personas con preferencias sexuales distintas a las de él mismo. Según refleja el diario La Capital, el candidato del Frente para la Victoria expresó que “Al matrimonio lo vinculo con la noción hombre-mujer”.

Volviendo a temas políticos e incluso también menos graves, mientras Scioli denuncia a Macri por supuestamente pretender reprivatizar YPF, fue el propio Scioli quien respaldó la privatización menemista:

1117_estenssoro_scioli_g.jpg_1853027552Y no solo esto, se benefició de ello. Hace pocos días la legisladora María Eugenia Estenssoro, publicó una fotografía de la lancha de Scioli, en aquellas épocas donde corría solo en una categoría inexistente y el menemismo lo difundía como “campeón del mundo”, foto en la cual de puño y letra se congratulaba de la “nueva YPF privatizada”.

yankee

Épocas también en que el ahora candidato, que achaca a Macri su relación con los “fondos buitres”, el FMI y el juez Griesa, se paseaba en su nave blandiendo una bandera norteamericana.

Es que Scioli fue un hombre hecho a imagen y semejanza del ex presidente Carlos Menem, y una apoyatura completa de sus políticas. Cuando resultó electo diputado nacional, atravesó una interna dentro del Justicialismo porteño. Su línea representaba a Menem, y se impuso a Miguel Angel Toma, que encarnaba el proyecto productivista de Eduardo Duhalde.

revista-scioliDe hecho, ha sido habitual el reconocimiento del candidato kirchnerista de su vínculo con el riojano.

Sinceramente, Scioli da miedo, es la síntesis de lo peor que puede esperarse, rechaza a la mujer (incluso a la propia), desprecia a los homosexuales, utiliza la memoria de su padre en un debate cuando lo dejó “pegado” a una causa por contrabando, se negó a reconocer a su hija durante 16 años y solo lo hizo por orden judicial. Es en realidad, un personaje extraño y negador, que trata sin éxito de mimetizarse con otros para ocultar su oscura personalidad. Es, incluso, mucho más oscuro y peligroso que el propio kirchnerismo. Daniel, vos sí que das miedo.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s