SEAMOS LIBRES, LO DEMÁS NO IMPORTA NADA

12239939_10153791104273478_6423799807691929634_nEl próximo domingo nos vemos ante una encrucijada extraordinaria, y frente a una expectativa única: tenemos la posibilidad de cambiar la historia, de trocar mediocridad por crecimiento, agravios por paz, pasado por futuro. Pocas veces esa posibilidad estuvo tan en nuestras manos.

yo
*Horacio Minotti. Director periodístico

No es fácil escribir en estas condiciones, porque quién ensaya estas líneas esta ciertamente conmovido. Desde 1983 no existe una expectativa semejante, una posibilidad tan cierta de cerrar lo peor de nuestra historia y empezar una etapa distinta.

Desde hace muchos años, casi desde siempre, los argentinos nos hemos enfretado unos a otros, nos hemos agredido, hasta nos hemos matado. Entre hermanos, porque lo somos, no te engañes. Ese tipo que ves por la calle y no sabés ni el nombre, sufre tus mismos padecimientos, y vibra con tus mismas alegrías. No es un extraño, no solo comparte tu suelo, comparte tus vivencias, las más felices y las mas atroces.

Y de pronto ante nuestros incrédulos y tan castigados ojos, la puerta vuelve a abrirse. Tal vez ni te hayas dado cuenta, pero la abriste vos, él, yo, nosotros. La empujamos instintivamente, laburando todos los días pese a que sabías que te estaban robando, que tus hijos estaban en peligro, intuías que te manipulaban, escuchabas que como te agredían y amenazaban. Y seguiste, porque hay que seguir y porque tenes esa rebeldía interna que nos es tan propia a todos los hermanos de esta tierra, es plus que un día tenía que hacer la diferencia.

Y esa puerta que se abrió tan pocas veces, en 1810, en 1916, en 1946 y en 1983; otra vez de par en par para que la atravieses, de lleno, con fuerza y alegría, y con la disposición inquebrantable de no permitirle esta vez a nadie, que te la vuelva a cerrar. Es la entrada a la libertad.

Nos ha costado tanto la libertad, y tanto volver a abrazarnos entre nosotros en paz. Nos ha costado muchos muertos, muchos desencuentros, mucho dolor. Que ver abierta nuevamente la puerta es conmocionante, es la sensación de los pueblos cuya flama los conduce a ese destino que siempre debió ser y no se pudo. Y ahora otra vez, parece que se puede.

Atravesemos la puerta con vigor y alegría, seamos fuertes y optimistas, terminemos el trabajo que empezamos, sacudámonos los últimos vestigios de sumisión y opresión, y crucemosla victoriosos como hermanos, TODOS juntos esta vez y para siempre. SEAMOS LIBRES, LO DEMÁS NO IMPORTA NADA, CAMBIEMOS.

Anuncios

Un pensamiento en “SEAMOS LIBRES, LO DEMÁS NO IMPORTA NADA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s