HICIMOS HISTORIA

0013803704
Hacia la nueva Argentina

Los argentinos, de la mano de Mauricio Macri, volvimos a quebrar el sino histórico que indicaba que somos presos de una única forma de hacer política y llevar el gobierno, y que somos dueños de nuestro destino, blandiendo el voto como bandera.

yo
*Horacio Minotti. Director periodístico

Y lo hicimos. Otra vez los argentinos lo hicimos, dimos vuelta una página, creímos en nosotros, marcamos un bisagra, nos hicimos cargo de nuestra esperanza y nuestro futuro, salimos a buscarlo. Nos sacudimos los dogmas, las frases hechas, las sentencias inapelables.

Volvimos a abrir las puertas de un antes y un después, un nuevo amanecer, un cambio de época, como bien graficó Mauricio Macri. Creímos en nosotros, en que no nos merecíamos el caos sino el orden. En que es falso que somos un pueblo que solamente puede ser gobernado por aquellos para quienes la ley es un detalle más que se puede menospreciar. Entendimos que necesitamos que nos digan la verdad, que no nos conforman con pan y circo, con cotillón, con cartón pintado.

Fuimos hombres y mujeres maduros, cumplimos el sueño de una patria democrática, abierta, plural, que acepta las diferencias y al diferente, y supimos que aún así, con esas diferencias, somos todos hermanos. A algunos las costará más entender esta nueva realidad, les llevará más tiempo, y seguramente un minúsculo grupo jamás lo comprenda, pero la gran mayoría se adapta rápido a vivir en paz.

Necesitabamos claro, un agente aglutinador, porque no es posible salir de la confusión sin él, y Macri fue ese agente. En 2007 pudo ser Elisa Carrió, pero el kirchnerismo, ingenioso, mandó a Roberto Lavagna al ruedo electoral para dividir el voto opositor y lo consiguió. En 2011, no había quien: el radicalismo erró la estrategia, se alió a Francisco De Narváez, construyó un híbrido sin chances y mando a Ricardo Alfonsín a encabezar la fórmula presidencial. El socialismo de Hermes Binner era una fuerza local santafesina sin proyección nacional y Eduardo Duhalde mas de lo mismo, y con proyección inversa, es decir de retroceso. No hubo un agente unificador, sino al contrario una dispersión sin expectativa.

Macri concentró ayer, las expectativas de todos los argentinos que tienen esperanza, que se sienten con derecho a una vida mejor, y se cargó el desafío histórico de reempezar el camino tantas veces abortado de empujarnos a todos hacia el futuro.

Debemos entender que dimos un gran primer paso, pero solo eso, el primero. Esto empieza ahora. Torcer el destino y recuperar la historia no es trabajo de un día, ni de un año. Acabamos de granjearnos la oportunidad, no de llegar a la meta. Lo dijo Macri al final de su discurso “ahora no me abandonen”. Nos necesita a todos, todos nos necesitamos a todos a partir de hoy.

Nosotros sin nosotros, volveremos a caer en lo mismo. Si logran confundirnos nuevamente, alterar nuestras prioridades, manejar nuestras expectativas, manipular nuestro norte, volveremos a sucumbir en la trampa, a la idea de que solo pueden gobernarnos ladrones y prepotentes.

Ayer hicimos historia. Ota vez, como en el ’83. No volvamos a dejar pasar la oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s